domingo, 6 de julio de 2014

La jugada ocurrió a los 27 minutos de juego, cuando Messi le dio una gran asistencia larga. Di María picó en velocidad por el callejón derecho y, ya en el área, sacó un zurdazo que rebotó en las piernas del moreno Kompany, segundo marcador central de Bélgica. Higuaín entraba por el otro costado, pero Fideo se tuvo confianza para probar al arco de Courtois. El problema fue otro, no su equivocada resolución de la maniobra: en ese esfuerzo, Di María se desgarró el muslo derecho y se perderá los dos encuentros que le faltan a la Selección en el Mundial.



Se fue del estadio con lágrimas en los ojos.

Tras sentir el tirón, Angelito se tomó la zona afectada; enseguida, se tiró al suelo. Fue atendido a un costado del campo por el médico Daniel Martínez y por el kinesiólogo Luis García. Reingresó a la cancha, pero a los 32 ya no pudo más con el dolor y pidió el cambio haciéndole señas al banco de suplentes. Entró Enzo Pérez, debutante en la Copa del Mundo. Rápidamente, al volante rosarino le pusieron hielo.

Pronto quedó claro que se trataba de una lesión muscular, aunque se esperaba que no fuera un desgarro. Si bien hasta las seis de la tarde no había habido un parte médico oficial, Eugenio López -representante de Di María- confirmó el desgarro de una de las figuras vitales del equipo de Alejandro Sabella.

Justamente, en su conferencia de prensa, Alejandro Sabella no pudo ocultar su preocupación por el estado de Di María, aunque no hizo referencia al tipo de lesión. “Angel es una pieza clave, pero el equipo es un todo y hoy lo supimos reemplazar muy bien. De todos modos, ojalá que no le lleve mucho tiempo la recuperación”, afirmó el entrenador argentino.

En la zona mixta del estadio Mané Garrincha , Gonzalo Higuaín fue otro de los que se lamentó por la lesión de Fideo . “Es una pena lo que le pasó porque queda muy poco tiempo de Mundial y es una pérdida muy grande para la Selección”, señaló el goleador de ayer, anticipando indirectamente lo que se ratificó poco después: que Di María ya no podrá jugar lo que resta de la Copa del Mundo.

Ahora, la cuestión pasa por saber qué decidirá Sabella en torno a su reemplazante en la semifinal del miércoles. La labor de Enzo Pérez en los 58 minutos en que estuvo ayer en la cancha resultó convincente, en forma especial porque no le pesó la responsabilidad de su estreno y de suplantar a un futbolista de la jerarquía de Di María. El mendocino formó la línea de cuatro volantes, jugando por derecha, y cumplió al pie de la letra con las indicaciones tácticas. Sabella tendrá la última palabra.

Redes sociales

SIGUENOS EN @ccuscatlan

RADIO FUTBOL SALVADOREÑO

RADIO FUTBOL SALVADOREÑO
CLICK ACA ESCUCHA

- Copyright © www.juliocesardelacruz.com - Jc de la Cruz - Powered by BIO - Designed by -